UN MUSEO TRANSOCEÁNICO DE LA COLONIALIDAD

 
JOAQUÍN BARRIENDOS

America by Theodor Galle (1630)

America by Theodor Galle (1630)

En un breve artículo sobre la pesadilla visual que fue la así llamada Conmemoración de los Bicentenarios de la Independencia de las Repúblicas Iberoamericanas describí el 2012 como el Año Español de los Bicentenarios. Dicha caracterización intentaba enfatizar el papel estratégico de España en dicho acto de autoafirmación transoceánico. Como es sabido, en 2012 coincidieron tres acontecimientos relevantes para la política cultural internacional de España: 1) la conmemoración de los 200 años de la Constitución de Cádiz (conocida como La Pepa), 2) la elección de Cádiz como la sede de la XXII Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y 3) la asignación de esa misma ciudad como la Capital Iberoamericana de la Cultura (emulación del proyecto Capitales Culturales de Europa).

Ahora bien, lo que debió haber sido una celebración iberoamericanista que permitiera la continuidad de la geopolítica de buena vecindad trasatlántica iniciada en los ochentas con el felipismo, se vio empañada por una crisis no sólo económica sino también simbólica, la cual obligó a España a revisar sus relaciones triangulares entre Europa y América Latina y a desplazar su foco de atención estratégica desde el Atlántico hacia el Mediterráneo y desde lo propiamente cultural a lo cuantitativamente económico. En esta entrada para el debate Utopías Postcoloniales rastrearé el itinerario transoceánico del Galeón Andalucía, un proyecto de museo móvil diseñado para ocultar el papel de España en la construcción de la colonialidad del poder del espacio cultural trasatlántico.

I

El Galeón Andalucía es una réplica de un galeón español mercantil del siglo XVII. Este galeón fue construido en 2009 con la idea de promocionar la imagen de España en la ExpoShanghái 2010. Para llevar a cabo esta idea, se contrató a la empresa Nao Victoria, la cual ya había creado otro prototipo de galeón en 1992, con la idea de promocionar el así llamado Encuentro entre Dos Mundos en el marco de la ExpoSevilla 1992. En aquella ocasión, la Nao Victoria actualizó la idea del descubrimiento español del ‘Nuevo Mundo’, zarpando de Sevilla hacia América y regresando a dicha ciudad para la inauguración de la Exposición Universal. A lo largo de su recorrido, más de 2 millones de personas visitaron el galeón, en donde se aseguraba que España era el vehículo civilizatorio que había permitido que América se incorporara al mundo moderno. A pesar de haber naufragado a los cinco segundos de ser botado en el puerto de Huelva en 1991, su éxito como embajador de la geopolítica colonial española fue tal, que dicho barco fue reutilizado años después para la ExpoAichi2005. En este segundo viaje, la Nao Victoria no sólo llegó a América, sino que completó la vuelta al mundo cruzando por el Canal de Panamá dirigiéndose hacia Japón, y de ahí hacia el mediterráneo pasando por el Canal de Suez.

003 002

001

 

II

Como la Nao Victoria, el Galeón Andalucía es también un museo itinerante transoceánico. Sin embargo, su itinerarios marítimos y simbólicos (sus cartas de marear) son muy diferentes. En lugar de atravesar el Atlántico y el Pacífico, el Galeón Andalucía se limitó a recorrer el Océano Índico. Esto significa que, en lugar de alcanzar el continente americano circunnavegando hacia occidente y, cruzando el Canal de Panamá, completar una vuelta equinoccial al globo, el Galeón Andalucía se limitó a navegar alrededor del viejo mundo. Su itinerario fue un itinerario pre-moderno que, en un giro paradójico de la historia, se guió por el objetivo que originalmente perseguían las exploraciones de Colón y aquellas otras que le antecedieron: alcanzar las tierras del Gran Kan en la actual China.

Más allá de la promoción turística de una marca-país, desde la perspectiva de las celebraciones bicentenarias el itinerario español por las islas orientales resulta sumamente controvertido ya que, entre marzo de 2010 y marzo de 2011, el Galeón Andalucía viajó desde Sevilla hasta Filipinas haciendo escala en varias ciudades de los así llamados ‘tigres asiáticos’ sin extender su travesía hacia América Latina. En su itinerario, fiel a la ruta de Magallanes y no a los viajes que de facto realizó Cristóbal Colón hacia América, el Galeón Andalucía atracó en los puertos de Estambul, Sri Lanka, Singapur, Layte, Bohol y en Cebú entre otros. Su destino final no era por lo tanto Acapulco, como lo hiciera tantas veces la Nao de Manila, sino Shanghái, y su intención no fue la de celebrar los bicentenarios de América Latina sino la de formar parte del pabellón de España en la Exposición Universal del extremo oriente.

De tal suerte que la nueva imagen exterior de España en el mundo es una imagen que no cruza por los derroteros de su experiencia colonial americana. Lo paradójico es que este itinerario haya coincidido temporal, aunque no geográficamente, con el año de celebración de los Bicentenarios de América Latina: un viaje de ida y vuelta al oriente evadiendo la ruta del Pacífico conocida como el tornaviaje (la cual llevaba a los galeones de Manila hacia América); un año entero de travesía en plena cúspide de las celebraciones bicentenarias en América Latina; en resumidas cuentas, un gran periplo restringido al imaginario hemisférico oriental de España que culmina en la Celebración de la Constitucuón de Cádiz, pero que no pasa por las independencias de América Latina y el Caribe.

III

Sin embargo, en tanto que museo transoceánico, el Galeón Andalucía llevaba consigo una exposición circunnavegante que operaba como centro global de interpretación de la democracia hispanoamericana.[1] Con el pseudónimo de Galeón La Pepa, este centro de interpretación difundió allende los mares un mensaje muy claro: la democracia hispanoamericana nació en Cádiz, más en concreto, la Ciudad de San Fernando, en donde el 24 de septiembre de 1810 los diputados de las Cortes Generales y Extraordinarias se reunieron para firmar la Constitución que después sería declara oficial en Cádiz. En palabras de la Alcaldesa de Cádiz dichas en 2012 para la apertura de dicha ciudad como Capital Iberoamericana de la Cultura, “Cádiz 2012 es más que una ciudad y una fecha. Es una meta y un inicio. Es algo por lo que muchos gaditanos de hoy han luchado casi tanto como aquellos otros gaditanos que hace doscientos años tuvieron la ocasión y el valor de alumbrar la Primera Constitución de España, aquella que introdujo a este país en una nueva era y que alumbró las independencias de buena parte de América”.

Sin menoscabo de la importancia que dicha constitución tiene para el pensamiento político moderno, lo cierto es que, debido a su itinerario trans-índico, el Galeón La Pepa invisibiliza el lado oscuro del expansionismo mercantil español: el itinerario trasatlántico de la trata de esclavos, el cual encuentra en la Revolución Racial Haitiana de 1804 una coyuntura política y filosófica que no puede omitirse. Como es sabido, dicha revolución culminó en la Constitución de 1805, la cual no sólo antecedió a todas las otras constituciones iberoamericanas (incluida la de Cádiz), sino que proclamó la reivindicación de la negritud como una categoría político-epistémica: “Todos los ciudadanos, de aquí en adelante, serán conocidos con la denominación genérica de negros” asienta dicha constitución en su Artículo 14. En otras palabras, si la cuna de la democracia hispanoamericana o incluso occidental, está en la lucha antiabsolutista librada en Cádiz, una democracia tal es una democracia incompleta en la medida en que no toma en cuenta el problema de la racialidad y de la colonialidad que se abrió con la idea del descubrimiento del ‘Nuevo Mundo’.

IV

Si compramos el itinerario del Galeón La Pepa con el de la Nao Victoria a las Exposiciones Universales de Sevilla y de Aichi resulta paradójico que, en medio de los festejos bicentenarios, el primero no haya atracado en los puertos de Colombia, en donde es muy clara la influencia que tuvo La Pepa en la constitucionalidad antioqueña o en los de Ecuador, por lo que respecta a la independencia quiteña de 1809. Los itinerarios de estos museos transoceánicos nos muestran que, más allá de la metáfora cartográfica, la geopolítica de la diplomacia cultural se adapta también a sus tiempos y a sus flujos simbólicos. Si bien es cierto que el propio Felipe Gonzáles es actualmente el Embajador Extraordinario y Plenipotenciario para la Conmemoración de los Bicentenarios de la Independencia de las Repúblicas Iberoamericanas, es igual de cierto que, en un mundo marcadamente preChino-céntrico, las agendas geoculturales del iberoamericanismo han cambiado de rumbo, de signo y de presupuesto aunque sigan partiendo de las mismas estructuras simbólicas coloniales de siempre. En un abrir y cerrar de ojos, las Indias Occidentales vuelven a ser las Indias Orientales. Toca por lo tanto pensar el futuro de los Bicentenarios de América Latina y el Caribe no sólo en el marco de la Revolución Racial Haitiana, sino también en el de los debates postcoloniales filipinos.

[1] Este centro de interpretación itinerante regresó a Cádiz y se instaló en el Oratorio de San Felipe. Este Centro de Interpretación La Pepa fue pensado para coexistir con el así llamado Centro de Interpretación del Parlamentarismo, el cual está ubicado en San Fernando.

 


JOAQUIN BARRIENDOS

JOAQUÍN BARRIENDOS  Mi investigación se centra en los así llamados Estudios del Arte Latinoamericano, con un especial interés en la documentación artística, la crítica del arte y la cultura visual del siglo XX. Actualmente trabajo como investigador asociado de la UNAM. Antes de incorporarme a la UNAM fui Latin American Cultural Studies Assistant Professor en la Universidad de Columbia de Nueva York, Profesor Asociado en la Universidad de Barcelona, Investigador Invitado en el Institute National d’Histoire de l’Art (París), e Investigador Visitante en el Programa de Estudios de Museos de la Universidad de New York. En la última década promoví la creación de diferentes plataformas digitales de investigación, como el Grupo de Investigación en Arte, Globalización e Interculturalidad de la Universidad de Barcelona, el foro de discusión www.culturasvisualesglobales.net, o el Permanent Seminar on Museum and Human Rights.


 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

Log In