¿Qué validez tienen los estudios postcoloniales en un mundo en el que el espacio público sigue estando asediado por monumentos, símbolos e imaginarios coloniales, los cuales se resisten a salir del texto y del discurso de la modernidad? En este debate exploraremos la colonialidad del mundo hispano y la efectividad del discurso postcolonial como herramienta crítica.

12o_monumentocolonial_sandrogordo_72ppp

image: Sandro Gordo

El comienzo de la llamada Modernidad, iniciada en 1492, vino dada como consecuencia del proceso de colonización, que compuso un nuevo trazado cartográfico de tipo global que no solo comportó el comienzo de una acumulación originaria por parte de Europa, sino que impuso la cultura moderna como discurso único, universal y verdadero. A través de este discurso comenzó el establecimiento de un nuevo sistema simbólico de tipo ritual, cognitivo, político y axiológico que determinó las jerarquías sobre la raza, el género, el saber, la clase o la religión. En este sentido, tal como señala el sociólogo colombiano Santiago Castro-Gómez, el mundo hispanoamericano de los siglos XVI al XVIII no sólo “aportó” al sistema-mundo mano de obra y materias primas, sino, también, los fundamentos epistemológicos, morales y políticos de la modernidad cultural.

A diferencia de lo que algunas teorías postcoloniales han defendido, las estructuras coloniales, lejos de haber sido erradicadas, siguen aún hoy vigentes en las instituciones contemporáneas en Europa y el estado español, tanto en términos culturales y sociales como económicos. Estas construcciones culturales heredadas de la modernidad vienen reforzadas por un aparato simbólico que administra su memoria, perpetuando en el imaginario colectivo las categorías universalistas impuestas por el mito universal de la modernidad desarrollista post-1492 y reproduciendo la idea sobre la cual se fundó la modernidad occidental, que posicionó a América como la periferia del sistema-mundo, y a Europa como su centro.

¿Cómo influyen estas representaciones sobre los modos de vida, las estructuras de pensamiento y acción incorporadas al habitus de los actores sociales? En este primer DEBATE hemos agrupado algunos trabajos que desafían, desde diferentes lenguajes y disciplinas, la relación de subordinación promovida por el aparato simbólico y monumental colonial español que se encuentra aún hoy en día en los espacios colectivos.

Con el objetivo de proponer una revisión de las categorías universalizantes y de las formas de subjetividad heredadas de la formación de la modernidad eurocéntrica, estos trabajos intentan contribuir, estableciendo diferentes relaciones y desplazamientos, al análisis crítico sobre la relación que este imaginario colonial tiene con los diversos aparatos disciplinarios contemporáneos, como el racismo institucional o las políticas de control migratorio, que derivan de esta forma de entender el mundo heredada de la empresa colonial.


ANTONELLA MEDICI Licenciada en Historia del Arte por la Universitat de Barcelona y magíster en Estudios Latinoamericanos por la Universitat de Barcelona, la Universitat Autònoma de Barcelona y la Universitat Pompeu Fabra. Miembro de <www.culturasvisualesglobales.net> desde 2014, es además autora del primer catálogo del artista uruguayo Horacio Faedo (Biblioteca Nacional del Uruguay) con publicaciones en revistas científicas como Kamchatka (Universitat de València) o REG-AC (Universitat de Barcelona).


 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

Log In